2 de abril de 2015

Compositores ilustres (XX): Henry Purcell

Finalizamos el período barroco en nuestra serie de Compositores Ilustres con el gran compositor Henry Purcell.

Purcell nació en Westminster, Inglaterra, en 1659. Su padre era músico y miembro de la Capilla Real pero fue su tío, también músico y miembro de dicha Capilla, quien tras la muerte del anterior, introdujo a Purcell en los círculos más aristócratas de la época. Con apenas diez años entró a formar parte de la Capilla Real aprendiendo música de los grandes maestros de la época. Con catorce se introdujo en el séquito musical de Carlos II de Inglaterra (aunque sin retribución económica), a los dieciocho fue compositor de la corte real y a los veinte organista de la famosa catedral abacial de Westminster. Contrajo matrimonio con Fraces Purcell y al poco tiempo después fue nombrado Organista de la capilla real y constructor de órganos.

La corte real le encargó numerosas composiciones a través de las cuales se deja entrever influencias de la música barroca que se estaba desarrollando en otros países tales como Francia o Italia. Escribió un total de 860 obras de estilos tan diferentes como la ópera (su única ópera, Dido y Aeneas, es una de sus piezas más conocidas) u otras obras escénicas, cantatas, odas, himnos para reyes, suites, marchas, piezas para clavicémbalo, sonatas para violín, fantasías para viola, motetes o corales. 

Su ascenso a la fama fue vertiginoso debido a la gran protección que le proporcionaron diferentes monarcas ingleses (Carlos II, Jacobo II y la reina María). Las composiciones musicales dirigidas a éstos y a la alta nobleza celebraban motivos cortesanos como un cumpleaños o la bienvenida de un rey. 

Tumba de H. Purcell
Purcell, que en este momento alternaba la composición con la docencia, murió en 1695 a la edad de 36 años cuando más prolijidad y calidad tenía su música y cuando más prestigio y fama había alcanzado su persona. Su temprana muerte fue objeto de diferentes teorías, aunque la más probable de todas es la que afirma que murió por tuberculosis. 

Fue enterrado con grandes honores en la misma abadía de Westminster bajo el órgano que él mismo tocaba. El epitafio dice: “aquí yace el honorable Herny Purcell, quien dejó esta vida y ha ido a ese único lugar bendito donde su armonía puede ser superada”.

Purcell está considerado como uno de los mejores músicos británicos de toda la historia pues su influencia en los compositores posteriores es más que notable. Incluso Pete Townshend, guitarrista del célebre grupo “The Who”, admitió que la música que componían tenía influencias de compositores como Purcell. ¿Acaso no es cierto que la historia se repite?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...