30 de abril de 2016

La evolución de la clave de sol


¿Sabías que la clave de sol no ha sido siempre así?

Desde que se ideo este símbolo ha ido evolucionando a lo largo del tiempo. Un buen ejemplo de esa evolución se puede ver en las partituras originales de los grandes compositores de cada época.

Pero antes vamos a remontarnos al origen de esta clave. ¿Qué significa? ¿Cuándo apareció? ¿Cuál es diferencia de la clave de sol frente a la de Fa o la de Do? ¿Hay más claves?


La música inicialmente se transmitía oralmente, pero con el tiempo surgió la necesidad de anotarla para poder recordarla y transmitirla. Los primeros sistemas de notación eran bastante primitivos y sólo indicaban la dirección ascendente o descendente de la voz. Uno de los problemas básicos era nombrar y representar por escrito los sonidos que se cantaban, de manera que la clave, cuyo origen se remonta al siglo X, fue uno de los primeros signos musicales en aparecer.

En los siglos XI y XII ya se usaban claves al inicio de los tetragramas (recordemos que el pentagrama es más moderno). Al principio, en lugar de un signo específico de clave, la línea de referencia del pentagrama se etiquetaba sólo con el nombre de la nota que debía aparecer, conforme a la notación alfabética (La= A, Si= B, Do=C, Re=D, Mi=E Fa=F, Sol=G).  Estas claves de letras (litterae-clavis o claves signatae) eran las más frecuentes en la notación del canto gregoriano:

Evolución de la clave de do

C (do): representaba la clave de do, es la más antigua. La «c» se dibujaba en minúscula ya que la «C» mayúscula representaba una octava más baja.

Evolución de la clave de fa
F (fa): representaba la clave de fa. En algún momento de su evolución, el signo estaba formado por tres pequeños cuadrados negros (la clave de do más un punto adicional).

Evolución de la clave de sol
G (sol): representaba la clave de sol, que se unió con posterioridad a las otras dos claves. Aparecía escrita con «g» minúscula.
















En un principio se empleaban las claves de do y fa que se podían situar en distintas líneas, en la segunda, tercera y cuarta del tetragrama. Este periodo se asocia a Guido d'Arezzo, que sentó las bases de la notación y el sistema musical actual, si bien con anterioridad ya hubo otro intento de notación propuesto por Hucbaldo. Más tarde, se utilizaron también para marcar las tesituras en las que cantaban las diferentes voces cuando se empezó a usar un sistema musical polifónico. Con el tiempo, esas letras se fueron estilizando hasta conformar las grafías actuales de las claves. Empezaron a modificarse durante la Edad Media y Renacimiento, pero sobre todo es a partir del año 1600 cuando se empieza a usar la grafía actual.

El símbolo empleado para representar la clave de sol por lo tanto proviene de una versión estilizada de la letra G, que en notación musical alfabética representa la nota sol. En concreto, el signo se basa en una espiral parecida a una G, que va unida a una especie de S. Se trata de la nota sol que se encuentra cuatro teclas blancas a la derecha del do central del piano. La clave de sol, generalmente utilizada para representar sonidos agudos, y se puede presentar dos posiciones: en segunda y primera línea. Tal colocación viene determinada por el inicio de la espiral de esta clave, si bien en notación moderna la última de ellas ha caído en desuso.
Claves-de-sol-compositores


Como bien decíamos al comienzo se puede estudiar la evolución de la calve de sol viendo las partituras originales de los grandes compositores de cada época, Vivaldi, Bach, Mozart, Beethoven... Si bien hay que tener en cuenta que cada uno tenía su grafismo personal. Como por ejemplo Beethoven, que tiene una peculiar grafía y su calve de sol dista mucho de la del resto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...