4 de mayo de 2015

Compositores ilustres (XXI): Joseph Haydn

Comenzamos en la sección de Compositores Ilustres con los maestros de la Época Clásica quienes desarrollaron una nueva línea de composición más simple, clara, moderada y equilibrada en comparación con la compleja música del barroco que hasta entonces había predominado en Europa.

Durante la época clasicista ocurrieron tres hechos fundamentales: el primero fue la apertura de la música al pueblo y no únicamente para el uso y disfrute de la aristocracia que hasta ese momento había monopolizado su contratación. El segundo, y a consecuencia de este primero, es la aparición de los primeros músicos profesionales ya que hasta entonces los músicos, al haber estado bajo el poder de dichos aristócratas, se habían considerado como sirvientes cortesanos y no como profesionales. Y el tercero y último es el predominio de la música instrumental frente a la vocal y por consiguiente la aparición de nuevas formas musicales como la sonata. Durante la Época Clásica se forjaron algunos de los compositores con más renombre de toda la historia de la música: Mozart, Beethoven, Hadyn… Hoy os presentamos a este último.

Joseph Hadyn nació en 1732 en una familia humilde asentada cerca de Viena. Su padre, mecánico de carros, no sabía música pero aprendió de manera autodidacta a tocar el arpa. Él fue quien introdujo a Hadyn cuando sólo tenía ocho años en la escuela coral de la Catedral de San Esteban en Viena, lugar considerado como el centro musical de toda Europa en aquella época y en donde la Escolanía de Guriezo también tuvo la suerte de cantar allá por 1991.

Haydn tenía una gran voz pero con la llegada de su adolescencia su voz cambió y poco tiempo después fue despedido del coro debido a que “ya no alcanzaba los tonos más agudos”. Haydn se refugió en la buhardilla de la casa de un amigo en donde permaneció hasta que comenzó con 17 años a trabajar como músico independiente desempeñando diferentes puestos: profesor, cantante callejero o sirviente. Fue a través de este último trabajo a través del cual conoció a aristócratas influyentes como el barón Karl Josef von Fürnberg o el conde Fernando Maximilian von Morzin que no dudaron en contratar sus servicios.

Johann Peter Salomon
En 1760 se casa con Maria Anna Keller pero no tuvo descendencia debido a que el matrimonio fracasó poco después. Un año más tarde sería contratado como maestro de capilla por la familia Esterházy a quienes serviría durante el resto de su vida. Durante este periodo Haydn componía sinfonías, óperas, operetas de títeres, misas, obras de cámara, enseñaba canto, mantenía los instrumentos del príncipe y la librería musical, interpretaba el órgano, el violín, la viola…

A partir de 1779 Haydn obtiene la libertad para vender su música a diferentes editores, lo cual conllevó a que su obra fuera más conocida por Europa. Con el paso del tiempo Haydn mantuvo su puesto en la corte del príncipe pero comenzó a trabajar para otros empresarios extranjeros. Fue el caso del alemán afincado en Londres Johann Peter Salomon quien contrató sus servicios en varias ocasiones propiciando que Haydn viajara a la capital inglesa en dos ocasiones. Esta relación generó un afamado conocimiento de su música en el país bretón, le reportó una gran cantidad de dinero y un doctorado por parte de la Universidad de Oxford.

Haydn murió en 1809 en Viena al mismo tiempo que las tropas napoleónicas atacaban la ciudad. Su cuerpo fue sepultado en el cementerio de la ciudad entre el respeto y el reconocimiento de los vieneses.

Su música es necesaria para comprender la evolución musical del barroco a la era clásica. Consolidó la sinfonía y el cuarteto de cuerda y ejerció una considerable influencia en posteriores autores a pesar de que los maestros del período romántico no tuvieron en cuenta su obra tal y como éste merecía ya que se tachó de peor calidad que la de Mozart y mera precursora de la de Beethoven.

Batalla del Nilo. Pintura de Luny Thomas
Actualmente se conocen 1.195 obras suyas que pertenecen a todos los géneros musicales de la época ya bien fueran instrumentales, vocales, religiosos o profanos. Entre todas ellas, las más conocidas son el Concierto para Trompeta (fue la primera obra escrita para la nueva trompeta la cual incluía un pistón adicional con respecto a la trompeta barroca), la Sonata “Inglesa”, la Misa “Nelson” (inicialmente llamada “Misa en tiempos difíciles” debido al convulso momento histórico que las guerras napoleónicas estaban produciendo en Europa y África pero que posteriormente se le atribuyó el sobrenombre de “Misa Nelson” debido a que fue estrenada días después de que el afamado almirante Nelson venciera la crucial “Batalla del Nilo”), el Concierto para Violonchelo nº 1, el Cuarteto de Cuerda nº 63 “ Amanecer”, el Oratorio “La Creación” (que escribió inspirado en los oratorios de Häendel que había escuchado en Londres), o la Sinfonía nº 104 en Re Mayor “Londres”. A modo de curiosidad, el actual himno nacional de Alemania también fue compuesto por Haydn en 1797 y es conocido como “El himno del emperador”.

Los documentos refieren que, más allá de su genialidad musical, Haydn fue un hombre cordial, alegre (salvo en el último periodo de su vida que una enfermedad le impidió componer) y aficionado a las bromas pesadas. Al igual que su amigo Mozart, Haydn fue masón y un ferviente católico. Su aspecto físico no era muy agraciado y su corta estatura quizá fue la consecuencia de su mala nutrición que sufrió durante su juventud.

Haydn fue amigo de un joven Wolfang Amadeus Mozart y mentor de un tal Ludwig Van Beethoven. Ambos personajes continuarían el estilo de la música clasicista aunque con muy diferentes matices. De ellos hablaremos en las siguientes entradas de Compositores Ilustres.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...